ANDA y Animals´Angels alertan sobre el mal estado de muchas vacas lecheras en las explotaciones ganaderas gallegas

ANDA y Animals´Angelshan realizado durante cuatro días una inspección en diversas zonas lecheras de las provincias de Lugo, Pontevedra y La Coruña con el fin de estudiar el estado de la cabaña vacuna láctea en esas zonas de Galicia. Durante estos días cuatro personas han estado visitando granjas lácteas y estudiando el estado de los animales.

En esta investigación ha detectado un 50% de animales en un estado que las ONGs consideran “aceptable” y 50 % en un estado “malo o muy malo”. Las ONGs llaman la atención sobre este último grupo: animales desahuciados que tras un vida de partos continuos se encuentran prácticamente reventados, muy débiles, en muchos casos malviviendo en los establos, sin acceso a pastos y en unas condiciones higiénicas deplorables que ponen en riesgo no solo el bienestar de los animales sino también la seguridad alimentaria ya que muchas de estas vacas de “desvieje” en pésimo estado acaban en mataderos y, por lo tanto, en consumo cárnico.

Las ONGs defienden que aunque no existe una edad uniforme para el envío a matadero de las vacas lecheras ya que el aguante en condiciones aceptables de cada vaca depende mucho del tipo de vida al que haya sido sometida, el sacrificio de estos animales debe realizarse desde el momento en el que se detecta que su baja calidad de vida les provoca sufrimiento y sus condiciones físicas no les permite desarrollar una actividad normal para este tipo de animales. Las ONGs defienden que no está justificado mantener con vida a estas vacas, por un aprovechamiento lácteo o cárnico marginal, más allá de un punto en el que no se les puede garantizar una vida digna.

Esta problemática en las explotaciones enlaza con la existencia de mercados de ganado donde todavía se admite a estos animales deshauciados, con el sufrimiento añadido de los transportes hasta el mercado y desde el mercado al matadero para unos animales en condiciones límites. De hecho las ONGs ya han realizado inspecciones de los mercados de ganado de Santiago y Silleda detectando este problema, sobre todo en el primero de ellos, y comunicándolo a las autoridades de la Xunta y gestores de os mercados. La solución del problema también se ve obstaculizada por la existencia de mataderos en los que aún admiten a este tipo de animales.

Según Alberto Díez, portavoz de las ONGs: “Estas vacas tendrían que haber sido enviadas al matadero mucho antes de llegar a este deterioro físico lamentable y, de llegar a esta situación, sacrificarse directamente en la granja evitándoles el sufrimiento añadido de un transporte que supone un enorme riesgo para unos animales que se mantienen en pie de milagro. El entramado de funcionamiento de transportistas, mercados de ganado e industria cárnica no ayuda a solucionar el problema”.

Las ONGs han puesto en conocimiento de la Xunta de Galicia la localización de las granjas en las que se ha detectado la presencia de estas vacas, especialmente de los lugares más problemáticos. No obstante dado que esta problemática se ha constatado en el 25% de las granjas inspeccionadas, las ONGs piensan que no es un problema puntual de ganaderos desaprensivos sino que existe un problema estructural de base sobre el que la Xunta debe actuar de forma urgente.

Desde las ONGs se reconoce que son muchas también las explotaciones lácteas que atienden a sus animales de forma correcta teniendo en cuenta todas sus necesidades y esforzándose, a pesar de los bajos precios que reciben por la leche, por tomar todas las medidas que garanticen el bienestar animal, la salud de las vacas y la seguridad alimentaria. El esfuerzo de tanta gente que trabaja bien no debe quedar empañado, a efectos de imagen, por una minoría que se mueve en los márgenes de lo legalmente permisible.

Deja un comentario