Dos nuevos estudios avisan que el hielo antártico se derrite más rápido que nunca

Javier F. Ferrero

El hielo en la Antártida se está derritiendo a un ritmo récord y esto tendría consecuencias catastróficas para las ciudades de todo el mundo.

Esto es lo que se desprende de dos nuevos estudios. El primero es un informe conducido por científicos del Reino Unido y de Estados Unidos, que descubrió que la velocidad de derretimiento de la capa de hielo que cubre la Antártida se ha multiplicado por tres en los últimos cinco años, más rápido que en ningún otro periodo registrado.

El segundo, publicado en la revista Nature y en el participaron 84 científicos pertenecientes 44 organizaciones internacionales, advierte que, a menos que se tomen medidas urgentes en los próximos 10 años, el derretimiento del hielo antártico puede contribuir a entre 25 cm a 1 metro el nivel del mar en todo el planeta, lo que podría significar la desaparición de toda la capa de hielo de la Antártida Occidental y al aumento del nivel del mar en unos 3,50 metros.

Antes de 2012, el continente antártico perdió hielo a un ritmo de 76.000 millones de toneladas anuales. Sin embargo, desde entonces ha habido un muy marcado incremento, que ha significado la pérdida de 219.000 millones de toneladas de hielo por año.

Hace mucho tiempo que sospechamos que el cambio climático en la Tierra afectará a la capa de hielo del Polo Sur. Gracias a los satélites puestos en órbita por nuestras agencias, ahora podemos hacer el seguimiento confiable de la pérdida de hielo y cómo contribuye eso en la subida del nivel del mar”, afirma el profesor Andrew Shepherd, de la Universidad de Leeds (Reino Unido), autor principal del estudio sobre la aceleración de la pérdida de hielo antártico. “Esto debe preocupar a los gobiernos, en quienes confiamos que protegerán las ciudades y comunidades costeras”, agregó.

Greenpeace, que realiza una compaña en pro de la conservación de una gran extensión de los océanos que rodean el continente antártico en el mayor santuario oceánico del mundo, ha expresado que los gobiernos deben prestar atención a la advertencia.

Louisa Casson, de la campaña Proteger la Antártida de la filial Reino Unido de Greenpeace, ha dicho: “En octubre de este año, los gobiernos pueden dar un histórico paso hacia adelante si deciden crear un Santuario Oceánico Antártico, para proteger 1,8 millones de kilómetros cuadrados de lo que sería la mayor zona protegida de la Tierra. Los santuarios oceánicos crean paraísos para la vida marina y construir así resiliencia para un océano en proceso de degradación, pero también nos protegen decisivamente para evitar las peores consecuencias del cambio climático mediante la conservación de un ecosistema oceánico saludable que desempeña un papel vital en el almacenamiento de carbono”.

El tiempo para salvar la Antártida y su particular ecosistema se está acabando, lo que implica la posibilidad de funestas consecuencias para el planeta.

Deja un comentario