El acuerdo europeo sobre renovables: decente pero agridulce

Esta madrugada se ha cerrado un acuerdo entre Parlamento Europeo y Consejo Europeo sobre la reforma de la directiva renovables. Termina con el impuesto al sol, reconoce el papel del autoconsumo pero el objetivo de renovables será de 32% y, si bien pone fecha de caducidad para el aceite de palma, sigue apostando por los agrocombustibles en el transporte.

Según Florent Marcellesi, eurodiputado de EQUO (Verdes/ALE), “el acuerdo es decente pero agridulce. La muy buena noticia es que hemos matado el nefasto impuesto al sol. Es muy positivo que, gracias a la presión del Parlamento Europeo, hayamos conseguido que la ciudadanía europea, las cooperativas, las autoridades locales y pequeñas empresas se conviertan en agentes del cambio al poder producir, consumir y almacenar su propia energía renovable. El autoconsumo y las comunidades energéticas se ven reconocidas de forma adecuada y pueden jugar un papel central en la transición ecológica”.

Marcellesi ha indicado que al mismo tiempo, el acuerdo es agridulce porque no hay suficiente ambición para el objetivo renovables en 2030. No estamos en la senda del Acuerdo de París. Frente a la falta de ambición de los Estados Miembros, seguiremos luchando por una revisión al alza de este objetivo que permita estar a la altura del reto climático. Es además una gran oportunidad para reducir nuestra dependencia energética, la creación de empleos de calidad y luchar contra la pobreza energética”.

“Es una mala noticia que la UE siga apostando demasiado por los agrocombustibles que compiten con los cultivos alimentarios y deforestan países enteros“, ha sentenciado el eurodiputado.

Deja un comentario