EQUO Berdeak alerta de los daños que puede provocar la fumigación aérea con óxido cuproso sobre las 40.000 hectáreas afectadas por la enfermedad del pino

Tras el anuncio realizado por Arantxa Tapia, Consejera de Desarrollo Económico y Competitividad del Gobierno Vasco, y los diputados forales de medio rural de Gipuzkoa, Bizkaia y Araba, Ainhoa Aizpuru, Elena Unzueta y Eduardo Aguinaco sobre la puesta en marcha del plan “Estrategia vasca para la recuperación de bosques de coníferas” cuya la principal medida es la fumigación aérea con óxido cuproso, EQUO Berdeak cree que deben considerarse los impactos medioambientales que tendrá el tratamiento con ese agente químico, especialmente por su demostrada toxicidad para los acuíferos. “Es como matar moscas a cañonazos. El óxido cuproso lanzado desde el aire no solo afectará a la enfermedad de los pinos, sino que podría afectar a todas las demás especies vegetales, a los animales que habitan en esos ecosistemas y también a las personas”, ha afirmado el biólogo conservador del partido ecologista, Jon Ruiz de Infante.

El EQUOkide no esconde su preocupación por la afección que podría ocasionar al medio acuático. “Podrían contaminarse ríos y riachuelos ubicados en las zonas fumigadas, y esa sustancia podría acabar en los acuíferos desde los que se suministra agua a las personas”.

Ante estos riesgos evidentes el partido ecologista insta al Gobierno vasco a replantearse la decisión y recabar informes rigurosos sobre los posibles impactos antes de solicitar de cara a primavera la autorización al Ministerio de Agricultura del Gobierno para proceder a la fumigación aérea con óxido cuproso.

Deja un comentario