EQUO señala que el proyecto gasístico que amenaza Doñana contradice los objetivos de transición ecológica

El Parlamento Europeo ha enviado esta semana a una delegación de eurodiputados para conocer la situación de Doñana y exigir el cumplimiento de la legislación europea. El eurodiputado de EQUO en el grupo Verdes/ALE, Florent Marcellesi, ha sido parte de la delegación y ha participado en la visita al parque. El jueves se reunió con expertos de la Estación Biológica de Doñana (CSIC) y con Gas Natural Fenosa – Naturgy, la empresa cuyo proyecto gasístico amenaza los acuíferos, la biodiversidad y la agricultura en la zona.

Como parte de la misión, la delegación se ha reunido este viernes con representantes del Ministerio para la Transición Ecológica en Madrid. En la reunión, el eurodiputado de EQUO, Florent Marcellesi, ha pedido al Gobierno que frene las autorizaciones al proyecto gasístico y que se comprometa a desarrollar una transición hacia las energías renovables que no ponga en riesgo espacios naturales como Doñana.

Los representantes del Ministerio le han reconocido que el proyecto gasístico que amenaza Doñana no encaja con los objetivos de transición ecológica del Gobierno, pero que chocan con problemas de seguridad jurídica y posibles indemnizaciones a Naturgy por decisiones administrativas anteriores. Según Marcellesi, “la lucha contra el cambio climático es una prioridad y es fundamental que se revisen todos los acuerdos energéticos anteriores al Acuerdo de París. El proyecto de gas de Doñana no corresponde a esta nueva era ni encaja con los objetivos de transición ecológica. Estaremos vigilantes para asegurarnos que el cambio de gobierno implica un cambio respecto a Doñana, deshaciendo el nudo jurídico y poniendo primero los intereses ciudadanos y climáticos”

El eurodiputado también ha pedido al Ministerio que actúe contundentemente contra la proliferación de pozos ilegales de regadío en la zona, otra de las principales amenazas para el parque. En palabras de Florent Marcellesi, “la proliferación de pozos ilegales para la agricultura intensiva están perjudicando la calidad y suficiencia de agua en Doñana. Hay que actuar contundentemente contra estos pozos ilegales y promover un modelo agrícola sostenible que respete este espacio natural”.

Como balance de la visita oficial a Doñana, el eurodiputado Florent Marcellesi ha concluido que “en Doñana el gas y los pozos ilegales no son la solución. Por el rechazo social, la falta de estudios de riesgo suficientes y la probabilidad de causar seísmos, pero sobre todo por la necesidad de una transición ecológica que genere empleo verde y de calidad al tiempo que combata el cambio climático. El Gobierno de España tiene la oportunidad de ser coherente con la transición ecológica que dicen defender. Nos jugamos que Doñana sea una reserva gasística de una multinacional o el símbolo de la transición ecológica”.

Por su parte, la coportavoz de EQUO en Huelva, Isabel Brito, ha agradecido la implicación del eurodiputado en esta misión y ha insistido en la importancia de “promover las energías limpias en la comarca y una agricultura de bajo impacto que optimice los consumos de agua, los fertilizantes químicos que también contaminan las aguas, y la reducción de residuos como los plásticos agrícolas que no contribuyen a impulsar la economía circular y el empleo verde”.

“Europa no puede tener esta contradicción con respecto a Doñana: o es Patrimonio de la Humanidad o es reserva de gas. Y esto último no tiene sentido”, ha concluido.

Deja un comentario