La lucha contra la peste en pequeños rumiantes

La peste de los pequeños rumiantes (PPR) es una enfermedad animal altamente contagiosa. El virus puede infectar hasta el 90 por ciento de la cabaña y la enfermedad mata del 30 al 70 por ciento de animales infectados.

La PPR fue descrita por primera vez en 1942 en Côte d’Ivoire. Desde entonces, la enfermedad se ha extendido a amplias regiones de África, Oriente Medio y Asia. Hoy en día, más de 70 países han confirmado la existencia de la PPR dentro de sus fronteras, y muchos países corren el riesgo de que se introduzca la enfermedad. Estas regiones albergan aproximadamente 1 700 millones de cabezas de ganado, cerca del 80 por ciento de la cabaña mundial de ganado ovino y caprino.

En 2015 autoridades de alto nivel y responsables veterinarios de 70 países aprobaron en Abidjan, Cote d’Ivoire, una estrategia global de control y erradicación de la peste de los pequeños rumiantes. La estrategia está en línea con los principios de la exitosa campaña que condujo a la eliminación de la peste bovina.

La FAO ha apoyado durante mucho tiempo a los países en la preparación y respuesta ante la PPR como parte de los esfuerzos globales de la Organización para reducir el impacto de las enfermedades transfronterizas de los animales.

Preparación y respuesta

La FAO ayuda a los países a prepararse ante emergencias de la PPR y responder rápidamente en caso de que se produzcan mediante el apoyo general de la Organización para una gestión adecuada de estas emergencias.

La labor global de la FAO sobre la preparación ante las enfermedades animales se centra en:

  • Prevención: evitar que el virus entre en un país o en una región mediante la cuarentena, controles fronterizos, coordinación transfronteriza, buena bioseguridad y otras medidas de prevención.
  • Detección: localizar y diagnosticar el virus con rapidez y precisión.
  • Respuesta: controlar los brotes cuando ocurren y detener su propagación.
  • Recuperación: rehabilitar las comunidades afectadas y verificar que están libres de la enfermedad.

(Para mayor información, consultar la publicación de la FAO Metodología y buena gestión de emergencias)

Las medidas de prevención y control son esenciales para la contención de la PPR. Estas medidas pueden incluir el control de los movimientos de animales, el establecimiento de cuarentena en las granjas afectadas o sospechosas, así como la profilaxis médica (vacunación en torno a los brotes en el terreno y en zonas de alto riesgo).

Desarrollo de capacidad

La FAO trabaja con organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, la sociedad civil, el sector privado, instituciones de investigación y académicas para mejorar las capacidades en el manejo del ganado, desde la preparación ante la enfermedad a la zootecnia, la producción sostenible y el bienestar de los animales. Junto con sus socios, la Organización apoya a los servicios veterinarios y ganaderos vulnerables para aumentar sus conocimientos y habilidades. Los pequeños agricultores, tanto hombres como mujeres, aplicarán estas técnicas para incrementar de forma responsable la producción de leche, carne y otros productos, lo cual no solo pone a su disposición alimentos nutritivos, sino que también incrementa sus ingresos familiares. Los servicios veterinarios mejoran con sus nuevas capacidades, manteniendo más animales sanos y productivos. Los responsables de las políticas se involucran con la FAO para desarrollar enfoques mejorados que promuevan la sanidad animal para una mejor seguridad alimentaria y nutricional y mejores medios de vida.

Erradicación para 2030

La FAO y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) están movilizando a la comunidad internacional en torno a una nueva iniciativa mundial: la lucha para erradicar la peste de los pequeños rumiantes en 2030. El principal objetivo de la FAO es erradicar la PPR para mejorar la producción de pequeños rumiantes de manera sostenible, de forma que se mejore la seguridad alimentaria y nutricional y se refuerce la resiliencia de los medios de vida de los hombres y mujeres rurales.

Deja un comentario