Las ciudades son cruciales para la lucha contra el calentamiento global

Según el informe publicado por WWF ‘El Desafío de las Ciudades de la Hora del Planeta‘, para poder cumplir con la meta global de limitar el calentamiento a 1,5°C o mucho menor a los 2°C, las emisiones deben alcanzar su punto máximo antes del año 2020, y disminuir considerablemente a partir de entonces.

El texto afirma que los compromisos actuales proporcionarán únicamente la mitad de las emisiones necesarias, dejando una deficiencia de 12 a 16 gigatoneladas, por lo que las ciudades son fundamentales para cerrar esta brecha. Algunas ciudades se han convertido en referencias para la acción climática, como por ejemplo las ciudades ganadoras del Desafío de Ciudades de La Hora del Planeta, incluyendo Vancouver, Ciudad del Cabo, Seúl, Copenhague, y París. Estas ciudades pioneras marcan el camino a seguir para lograr el objetivo final.

El informe de WWF anticipa que las ciudades del mundo crecerán alrededor de 65 millones de habitantes por año entre 2010 y 2025. Esta rápida urbanización presenta una amenaza al ambiente, pero a la vez es una oportunidad. Es una oportunidad particular para las ciudades pequeñas y de rápido crecimiento en África y Asia que tienen la posibilidad de cambiar  el desarrollo de infraestructuras basado en combustibles fósiles, y en su lugar acoger a la tecnología verde que puede mantener su huella climática baja mientras aún mejoran dramáticamente la infraestructura y calidad de vida de sus habitantes. Enfrentar este reto climático requiere un cambio absolutamente decisivo entre una infraestructura baja en emisiones y resistente al clima, o quedarnos en un pasado de tecnología dependiente del carbono. Sin embargo, existe un desafío inmenso para el financiamiento.

De acuerdo al Banco Mundial, únicamente se considera que 4% de las 500 ciudades más grandes en economías emergentes son solventes en mercados internacionales. Por ello se lanzó la Alianza para el Liderazgo en materia de Financiación Climática de las Ciudades (CCFLA en inglés), en la Cumbre sobre el Clima de las Naciones Unidas en Nueva York en 2014. La CCLFA es una alianza de más de 40 organizaciones globales, incluyendo a WWF, ICLEI, ONU-Hábitat, el Banco Mundial, y una gran cantidad de otros actores financieros. Tiene la misión de movilizar el financiamiento para inversiones en infraestructura baja en carbono y resistente al clima. De acuerdo a su primer informe, El Estado del Financiamiento Climático para Ciudades, se requiere gastar entre $4,1 billones a $4,3 billones por año en la infraestructura urbana sólo para mantener el crecimiento proyectado en un escenario de statu quo durante los próximos 15 años. Para asegurar que esta infraestructura sea baja en emisiones y resistente al clima, se requiere únicamente un aumento del 9 al 27% ($0,4 billones a $1,1 billones).

La lucha de WWF

La misión de WWF es detener la degradación del entorno natural del planeta y construir un futuro en que las personas vivan en armonía con la naturaleza. Para este fin, se han establecido dos objetivos en su informe emblemático Planeta Vivo: preservar la biodiversidad de la Tierra y reducir la huella ecológica de la humanidad. En los últimos 40 años, el índice de biodiversidad ha disminuido en un 52% y la huella ecológica se ha duplicado. Ahora estamos utilizando lo equivalente a 1,6 planetas, lo cual ha dañado los ecosistemas, y aumentado la amenaza de un cambio climático imparable y el colapso de los ecosistemas.

  • WWF cree que las ciudades son cruciales para corregir estas tendencias y lograr su misión.
  • Hay una correlación histórica entre la urbanización, el desarrollo económico, y las huellas crecientes.
  • 54% de la población mundial ahora vive en ciudades, y de acuerdo a proyecciones de la ONU, la urbanización continua aumentará esta cantidad en un 70% hasta el año 2050.
  • Los habitantes urbanos son responsables por mucho más del 70% de las emisiones globales de CO2.
  • Muchas de las ciudades tienen jurisdicción sobre áreas de infraestructura, y los recursos y
    capacidad tecnológica para empezar su propia transformación sostenible.
  • Hace décadas, muchas ciudades ya empezaron a hacer la transición hacia un futuro libre de combustibles fósiles a pesar de la falta de planes nacionales o un acuerdo internacional, y una parte significativa del progreso hasta el momento ha sido logrado por ciudades.
  • Aún ahora con un acuerdo internacional en marcha y con gobiernos nacionales empezando nuevos programas de mitigación climática, las ciudades se mantienen como lugares claves donde se deben tomar acciones.

Deja un comentario