Las fiestas patronales de tiro al pichón

Rafael Alfonso Luna Murillo

Es curioso y no deja de asombrarme la capacidad de ciertas zonas de nuestra España (S-pain) de  matar a seres vivos a tiros con el único fin de divertirse bajo la tutela de Santas y Santos en cuyo honor se celebran las fiestas patronales. Así ocurre en localidades de la provincia de Córdoba como Conquista, Villanueva de Córdoba y el Guijo con la “gran tirada a la codorniz” y la “gran tirada al pichón” y la “tirada al pichón” denominadas así respectivamente en cada localidad.

El tiro de pichón y de codorniz no es una modalidad de caza como aparenta ser por la actividad de uso de armas de fuego contra animales vivos. Recordemos que son animales domésticos y la caza y sus modalidades se realizan siempre sobre animales salvajes. Así queda contemplado en los Reglamentos y Normas que regulan a la Real Federación Española de Caza.

Sus prácticas las regula la Real Federación Española de Tiro al Vuelo. El Tiro a Vuelo es una modalidad deportiva, regida en España por la RFETAV y en el ámbito internacional por el Consejo Mundial de Federaciones Deportivas de Caza y Tiro (F.E.D.E.C.A.T) con sede en Madrid y reconocida por el Consejo Superior de Deportes de la cual reciben subvenciones. Una dispensa más basada en el maltrato animal para justificar algo abominable como estas prácticas y llamarlo Deporte.

Está claro que al ser humano que lo práctica lo que le gusta es matar animales para divertirse. ¿Podrán conformarse con platos, hélices o cualquier otro objeto inanimado? o ¿Harán una valoración del daño injustificado que provocan a los animales los cuales ni serán consumidos ni tampoco serán curados ante los cuantiosos fallos de los tiradores? Mejor ir a tirar a un puesto de feria, es menos dañino, menos costoso y más divertido.

Recordemos que esta modalidad de Deporte nace en los años 40 del s.XX, por lo tanto no tiene desde los tiempos inmemoriales ninguna tradición. No podemos seguir justificándola en pleno s.XXI sabiendo lo que sabemos hoy sobre el sufrimiento de estos animales.

En ninguno de sus Reglamentos existen recomendaciones para mejorar el bienestar de los animales domésticos que van a ser tiroteados, ni tampoco qué debe hacerse con los cadáveres  ni tan siquiera cómo son criados estos para el fin a que serán destinados. Datos publicados en medios de prensa, indican que anualmente mueren o son heridas en esta práctica, 200.000 palomas y 250.000 codornices en las diferentes modalidades.

AVATMA hizo un exhaustivo informe en 2016 sobre esta modalidad deportiva que puede leerse en  https://avatma.org/2016/07/02/informe-tiro-de-pichon/ donde se describen las irregularidades ejercidas por quienes practican el infame y cruel tiro al vuelo.

Los pueblos de cualquier sitio de nuestro país deben dejar de realizar acciones crueles con los animales con fines deportivos, de fiesta patronal o cualquier otra justificación tradicional o no. Este es el camino de la empatía con ellos, de no denigrar la naturaleza humana y el medio ambiente donde viven y lo que los Municipios y sus alcaldes deben dejar de promocionar.

Deja un comentario