Los “Monsanto papers” fueron clave en la indemnización de 289 millones por la exposición al glifosato

El viernes 10 de agosto, un jurado en California condenó a Monsanto a indemnizar con 289 millones de dólares a un hombre con cáncer terminal a consecuencia de la exposición a un producto de la multinacional que contiene el polémico herbicida glifosato.

Los conocidos como “Monsanto papers”, varios cientos de documentos internos (correos electrónicos, faxes, informes internos, correspondencia con las autoridades, con editores de revistas científicas o consultores, etc.) de la empresa Monsanto, obtenidos en el contexto de demandas judiciales, que fueron hechos públicos por la justicia federal de los Estados Unidos, desempeñaron un papel determinante en esta condena.

Bayer, actual propietaria de Monsanto alego al respecto de la condena que “sobre la base de las conclusiones científicas, las opiniones de las autoridades reguladoras en todo el mundo y la experiencia práctica de décadas usando glifosato, Bayer está convencido de que el glifosato es seguro y no causa cáncer“.

Pero los “Monsanto Papers” cuentan una historia diferente. Según los propios documentos de la empresa, desde el comienzo de los años 1980 tenía serias dudas sobre la seguridad de su producto. En 1983, un estudio encargado por la compañía indicó, por ejemplo, que los ratones expuestos al glifosato desarrollan un tumor renal raro. Ya en 1985, la EPA clasifica inicialmente al glifosato como “posible carcerígeno”, particularmente en base a este estudio interno.

Entre los documentos se muestra cómo la empresa agroquímica fabricó una falsa campaña de indignación destinada a desprestigiar a los científicos que cuestionaban la inclusión del glifosato como cancerígeno, con la prensa como correa de transmisión de esta propaganda.

Hay un conflicto de interés clarísimo con Monsanto, cuyas investigaciones científicas se han copiado y se han vuelto a poner en informes europeos”, relata el eurodiputado de EQUO Florent Marcellesi.

Recordemos que los Estados miembro prolongaron el uso del glifosato hasta 2022, a pesar de su catalogación como ‘posible cancerígeno’. El lobby de Monsanto es fuerte, esperemos que más fuerte sea su caída y las indemnizaciones que tenga que pagar sean ejemplificantes.

Deja un comentario