Una Reserva Natural en Colombia produce menos de 500 gramos de basura al mes

Los turistas que llegan a la Reserva Natural de la Sociedad Civil Rancho Camana, ubicada en la vía a Caney alto, Restrepo (Meta), Colombia, se encuentran con un hospedaje que además de ofrecer un paisaje llanero típico, se preocupa por disponer adecuadamente sus residuos, un caso que es sin duda ejemplar entre los hoteles y hostales del país.

Rancho Camana

Martha Lucia López -propietaria de la reserva- procura no solo mantener el ecosistema natural de su terreno, sino manejarlo de una manera sostenible. Labor por la que resultó ganadora en la categoría de responsabilidad social ambiental y negocios verdes de los premios Construyendo región de Colombia.

Rancho Camana (miembro del Sistema Regional de Áreas Protegidas de la Orinoquia-SIRAP-) obtuvo este premio, además, por la contratación responsable y legal de sus empleados y la fuerte incidencia que tiene en la comunidad.

Los terrenos de la Reserva fueron adquiridos hace 25 años, pero en ese momento solo tenían vocación ganadera. Poco a poco, Martha y su familia desarrollaron una estrategia de conservación y al constituirse como reserva natural entraron a formar parte de Resnatur (Red colombiana de Reservas Naturales de la Sociedad Civil). Hoy, esta área protegida cuenta con 1.7 hectáreas donde florecen algunos de los árboles representativos de la región.

Todo aquel que quiera conocer Rancho Camana puede acceder a sus servicios de hospedaje, alimentación y guía turística. “Tenemos piscina, ofrecemos productos que cosechamos y producimos en la reserva (arepa de yuca, huevos orgánicos, ensaladas) y también acompañamos caminatas por la montaña, llevamos a los huéspedes al río Caney, donde pueden bañarse y hacer avistamiento de aves“, afirma Martha.

El turismo sostenible en reservas naturales de la sociedad civil es una excelente forma de aportar a los colombianos que se han encargado de preservar nuestro capital natural.

Deja un comentario