La presión por parte de PETA logra la renuncia de un responsable de Caza y Pesca de Idaho por la publicación de unas polémicas fotografías

  • Blake Fischer, comisionado del Departamento de Pesca y Caza de Idaho, envió fotos a más de 100 personas después de haber matado a una familia entera de babuinos solo por diversión.
  • En medio del escándalo y la indignación del público, varios oficiales de Idaho pidieron que Fischer renunciara

Después de que el Departamento de Pesca y Caza fuera bombardeado con llamadas y publicaciones en las redes sociales por parte de personas de todas partes del país, exigiendo que despidieran a Blake Fischer, el gobernador de Idaho (EE.UU.) C.L “Butch” Otter le pidió su renuncia y ya la recibió.

En el mes de junio, Otter volvió a designar a Fischer como comisionado del Departamento de Pesca y Caza de Idaho, para un segundo término de cuatro años y se esperaba la aprobación por parte del Senado en enero.

Blake Fischer, alardeó después de haber matado a una familia entera de babuinos solo por diversión. Sacó fotos y él mismo las envió a más de 100 amigos y compañeros de trabajo. En ellas, sonríe mientras sujeta los cadáveres de lo que él describe como “una familia de babuinos”, aparentemente dos adultos, un adolescente y un bebé. Los brazos de la madre están alrededor del cuerpo de su bebé sin vida.

Fischer envió con orgullo varias fotos de su cacería de trofeos en su viaje a Namibia con su esposa, dichas imágenes muestran que ambos mataron por lo menos a catorce animales, incluyendo un leopardo, una jirafa, un impala, un antílope sable, un antílope acuático, un kudú, un jabalí, un órice del cabo y un eland.

Hasta los oficiales de Idaho se unieron a la protesta del público en contra de Fischer y su cacería de trofeos. PETA pidió encarecidamente en sus redes sociales que los que se sintieran ofendidos por estas fotografías, llamasen al departamento de Fisher pidiendo su dimisión y que lo hiciesen también en redes sociales, lo que logró la presión necesaria para conseguir la renuncia del cazador.

En medio del escándalo y la indignación del público, varios oficiales de Idaho pidieron que Fischer renunciara o se lo despidiera, pero el ávido cazador de trofeos se negaba a admitir su error.

 

Deja un comentario