WWF destaca el potencial del estuario del Guadalquivir para convertirse en modelo de desarrollo sostenible

Poner en valor el estuario del Guadalquivir y ayudar a generar una identidad compartida en la zona en torno a esta área natural única es el objetivo de la nueva exposición itinerante ‘Entremareas’ de WWF, que se ha inaugurado hoy en Sanlúcar de Barrameda y que recorrerá los pueblos del tramo bajo del río hasta finales de este año. Al igual que ha hecho anteriormente en Doñana, la organización pone ahora el foco en la recuperación del estuario como garantía del futuro de las marismas del Guadalquivir y del propio Espacio Natural. Para WWF, el estuario del Guadalquivir tiene potencial para convertirse en un modelo europeo de desarrollo sostenible, generando prosperidad y bienestar para sus habitantes al tiempo que se protege y recupera la naturaleza.

La exposición, que estará en el Auditorio de la Merced (Cuesta de Belén s/n) de Sanlúcar de Barrameda hasta el 28 de mayo –en horario de 11 a 14 y de 17 a 20 horas-, plantea un viaje por los paisajes del estuario del Guadalquivir, su rica historia, su belleza y diversidad natural y los múltiples servicios y beneficios ambientales que ofrece a sus habitantes.

En la inauguración han participado el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, José Fiscal López, y el alcalde de Sanlúcar de Barrameda, Víctor Mora Escobar, junto al secretario general de WWF España, Juan Carlos del Olmo.

El estuario del Guadalquivir es un territorio rico y único, formado por la unión del agua dulce y la salada del Atlántico, y que va mucho más allá del cauce del río: el territorio del estuario abarca municipios de tres provincias, Cádiz, Sevilla y Huelva, en los que más de 300.000 personas conviven con una extraordinaria biodiversidad.

En el bajo Guadalquivir se han catalogado casi 150 especies, entre ellas algunas amenazadas como la anguila europea, la malvasía cabeciblanca, la gaviota picofina o el galápago leproso.

WWF destaca que, según los estudios científicos realizados en la última década, el estuario del Guadalquivir se encuentra en estado crítico por presiones como la reducción del agua dulce que baja por el río, la contaminación, la pesca furtiva o los dragados del río.

WWF recuerda que la degradación natural del estuario supone la pérdida de los servicios que sus ecosistemas ofrecen a la sociedad de manera gratuita: agua limpia, protección frente a las inundaciones, temperaturas más suaves en verano…

Con la exposición y su trabajo en la zona, la organización quiere demostrar que la recuperación del estuario del Guadalquivir sería una gran oportunidad para generar alternativas de desarrollo económico sostenible para la comarca y mejorar la calidad de vida de sus habitantes. De hecho, la riqueza natural del estuario es la base de
actividades económicas como la pesca comercial, la acuicultura, el turismo.

Para WWF, la recuperación del estuario va en la línea de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, y sería una gran contribución de Andalucía a estas metas globales.

“Los habitantes del estuario del Guadalquivir tienen que sentirse orgullosos de este extraordinario patrimonio natural y convertirse en protagonistas de su recuperación”, ha asegurado el secretario general de WWF España, Juan Carlos del Olmo. “Un estuario vivo sería una fuente de empleo, riqueza y calidad de vida para
sus habitantes”, ha concluido.

En cada parada de la exposición, WWF pedirá a los vecinos que lleven sus fotografías con vivencias y recuerdos asociados al río, para digitalizarlas y crear un mural que muestre el paisaje humano y las muchas historias del estuario del Guadalquivir.

Deja un comentario